9.06.2014

De hecho, sus responsables tienen claro que "no debemos pensar que nuestros problemas se han solucionado definitivamente". Y es que, admitieron este lunes, "es difícil afirmar que en tan corto plazo esta industria (la inmobiliaria) se pueda haber recuperado después de más de siete años de intensa caída".

Tienen claro, en cualquier caso, que "el interés por invertir en España no se esconde", como afirmaba el presidente de ACI, Ricardo Martí-Fluxá. Y los datos parecen darle la razón: en el primer trimestre del año, según las cifras que maneja la consultora CBRE - miembro fundador de la asociación en febrero de 2013 -, la inversión en inmuebles comerciales (oficinas, locales y centros de ocio, además de naves logísticas, aunque no viviendas) en España durante el primer trimestre se disparó un 132% en tasa interanual hasta los 988 millones de euros.

Oficinas en Madrid
Oficinas en Madrid

directo del propietario
850.000 € 490.000 €
150 m² construidos
Oficinas de 150 m2, ubicadas en la 1° planta de un edificio en una zona financiera del barrio de la Prosperidad, cerca al edificio IBM. Tiene fácil acceso a la N-II, carretera de Barcelona y M30. Está a 5 min. en coche del parque ferial IFEMA y 5 min. del aeropuerto y a 5 min. del paseo de la Castellana.
más información
Discoteca en Almuñecar
Discoteca en funcionamiento en Almuñecar

460.000 €
Aforo máximo 150 personas
a tan solo 100 m de la playa
Se vende discoteca en funcionamiento en la Costa Tropical de España. Discoteca está totalmente montada y equipada con todo lo necesario, tiene todos los permisos y licencias en vigor.
más información

En realidad, la mejora viene ya desde finales de 2013, año que terminó con un volumen de inversión inmobiliaria próximo a los 3.800 millones, en niveles similares a los de 2004 y 2005, es decir, antes del estallido de la crisis. Ya no son sólo los habituales fondos anglosajones los interesados en suelo español - como el gigante estadounidense del capital riesgo, KKR -, también compradores de Asia y Oriente Medio están realizando transacciones significativas, sobre todo de China -la probable compra del edificio Torre España en Madrid sería su adquisición más emblemática- y Qatar.

La recuperación de la economía española -que volvió a crecer un 0,4% en el segundo trimestre-, unido a los precios históricamente bajos en el sector -que han caído más de un 40% en algunos mercados- propician ese crecimiento de las operaciones. El perfil del inversor interesado, no obstante, combina dos tipos de situaciones:_de un lado, los llamados "oportunistas" -sobre todo, de origen norteamericano- que pretenden una gran rentabilidad en un período de tiempo relativamente corto;_de otro, las grandes gestoras mundiales de fondos como Blackstone, Cerberus y Apollo, que están dispuestos a que madure algo su capital en España, diversificándolo entre participaciones en inmobiliarias y compra directa de activos.

Aún queda para "los frutos"

Desde ACI, no obstante, advierten de que "pasará tiempo antes de verse los frutos", es decir, que para obtener una rentabilidad considerable habría que esperar más bien a medio plazo. "Esta es una buena inversión -explica Martí-Fluxá-, y obviamente se puede ganar dinero con ella, pero siempre dentro de unos márgenes". Eso sí, en el camino y para retener y/o atraer a esos inversores, incide en la necesidad de tener "estabilidad regulatoria".

Ello, sin embargo, no debería ser óbice para que el sistema jurídico "sea flexible y varíe conforme a la coyuntura económica y social de cada momento", señalan desde ACI. Por tanto, reglas de juego claras, pero no ajenas a los movimientos del mercado. La fiscalidad es otro elemento a tener en cuenta, además de las normas sobre planeamiento urbanístico y suelo. Eso sin olvidar el precio-retorno, pues hay inversiones que buscan una rentabilidad según el flujo de ingresos que genera el activo adquirido y otras que prefieren centrarse en su potencial apreciación dentro de unos años.

Para las consultoras inmobiliarias, "está claro que el sector privado se está moviendo y rápido". Pero, ¿y el público? No marcha mal, aunque podría ir mejor -sobre todo a la vista de fracasos sonados, como la fallida macrosubasta de Correos para vender más de 100 propiedades-, apuntan desde las consultoras. De ahí su propuesta de crear una compañía pública que centralice la venta de los inmuebles del Estado.

Los modelos a seguir serían los de Italia, Austria, Finlandia y Suecia. En esta última, la otrora agencia pública Vasakronan, ahora en manos de los fondos de pensiones nacionales, tiene una cartera de activos de más de 9.700 millones de euros.

finanzas.com

 , Viber, +34(656)19-68-80 Natalia
Enviar email y nos ponemos en contacto con Ud. lo mas pronto posible