19.08.2014

Acabamos de entrar de lleno en el verano. Son miles los españoles que con toda probabilidad ya están cumpliendo con el ritual de hacer la maleta y dirigirse a las playas españolas. Muchos de ellos buscarán alojamiento en hoteles, apartamentos privados o de particulares, cámpines… Otros, por el contrario, quizás los más afortunados, disfrutarán de sus días de relax en un apartamento de su propiedad.

Apartamentos nuevos en Puerto Banús, Marbella

Tener una casa en la playa se convirtió en un must en la década de los 80. En programas como El precio justo o el Un, dos, tres era el premio más deseado. La fiebre compradora comenzó a extenderse a lo largo y ancho de la costa española y la locura se desató con el estreno del nuevo siglo.

Las grías se apoderaron de la costa. Ni un solo centímetro escapó a la locura constructora. La primera línea de playa cambió su significado en el diccionario y tal fue el apetito, tanto nacional como extranjero, por tener un apartamento en la playa que llegaron a venderse inmuebles a varios kilómetros del mar a precios desorbitados.

En Sitges (Barcelona) llegaron a pagarse más de 4.700 euros por metro cuadrado. En Marbella (Málaga) el metro cuadrado no bajaba de 3.000 euros en 2007. La locura compradora en pleno boom inmobiliario provocó una espectacular subida de precios. En ningún municipio de la costa española se podía comprar por debajo de 1.000€ el metro cuadrado

Tener un apartamento en la playa se convirtió en algo totalmente prohibitivo para miles de ciudadanos. El sueldo a duras penas llegaba para pagar la hipoteca o a fin de mes, como para plantearse un alojamiento en la costa. La sobreoferta de vivienda vacacional y el desplome de la demanda se tradujeron en un espectacular ajuste de precios que ha vuelto a poner en el punto de mira este tipo de producto, tanto fuera como dentro de España. De hecho, en 2013, una de cada cinco viviendas vendidas en España fueron adquiridas por extranjeros, un 27% más que un año antes.

Desde los máximos de 2007, sólo en la costa mediterránea los precios han descendido un 50%, por encima de la media general del 40% registrada en toda España. Un brusco ajuste que ha hundido los precios hasta niveles que vuelven a resultar apetecibles. Si usted es de los que se está planteando tantear de nuevo el mercado y aprovechar sus vacaciones para "echar un ojo", estos son los municipios más caros y más baratos para comprar una vivienda en la costa.

Sitges sigue siendo el más caro, a 2.525€/m² tras registrar una corrección del 47%. Calviá, Barcelona Capital y Casteldefells también figuran entre las zonas más exclusivas. Entre 2.000€/m² y 2.500 €/m², aunque con caídas de precios cercanas al 50%. Por el contrario, en Puerto Lumbreras (Murcia) puede adquirirse una casa por menos de 900€/m².

Además, tal y como empieza a suceder en algunas zonas del interior como Madrid, la estabilización de los precios ha comenzado a llegar a determinados puntos de la costa. En Marbella (Málaga), los precios han registrado subidas, un 4,8% entre el primer trimestre de 2013 y el mismo periodo de 2014.

Todavía es pronto para hablar de recuperación puesto que la compraventa continúa siendo débil y se sostiene fundamentalmente por la demanda extranjera. No obstante, "se observan indicios de mejora en la actividad promotora en zonas consolidadas puntuales", apuntan desde Tinsa. "Se está produciendo un incremento de la demanda de vivienda en zonas prime, con buenos ritmos de venta sobre plano. Además, el nivel de visados de obra nueva en la provincia de Alicante ha aumentado cada trimestre desde el año pasado".

Leer más: http://www.elconfidencial.com/vivienda/2014-07-01/piensas-comprar-casa-en-la-playa-guia-de-los-municipios-mas-caros-y-baratos-de-espana_154273/

 WhatsApp, Viber, +34(656)19-68-80 Natalia +7(903)327-60-59 Valeria Enviar email info@spain-style.ru, spain.style.ru@gmail.com y nos ponemos en contacto con Ud. lo mas pronto posible